Primary Navigation

Las heridas fieles de un amigo

Una vez más, seguramente estás pensando en lo extraño que suena el título de esta entrada. ¡Los amigos harán todo menos herirte! Ellos están para cuidarte y protegerte. Sin duda, esto es verdad, pero también la Biblia enseña: «Fieles son las heridas del que ama; pero importunos los besos del que aborrece» (Proverbios 27:6, RVR1960).

El que habla, aunque duela

Esta hermosa paradoja nos revela un principio muy importante acerca de la amistad. Los amigos tienen la responsabilidad de hablarnos la verdad y confrontarnos cuando consideren que nos estamos desviando del camino del Señor. Las «heridas» hacen alusión a la incomodidad que sentiremos en el momento de la confrontación. A nadie le gusta conversar acerca de sus actitudes. Todavía recuerdo la primera vez que un verdadero amigo hizo eso conmigo. No te voy a mentir, me incomodó muchísimo. Inclusive al principio tuve sentimientos negativos hacia él, pero después el Espíritu Santo redarguyó mi corazón y entendí que él me había «herido» con la verdad porque me ama y quería lo mejor para mi vida.

El que se queda callado

La otra parte del proverbio también nos revela algo muy interesante. La analogía de «los besos del que aborrece» nos muestra que las personas que no tienen un amor genuino por nosotros, simplemente evitarán la pena de confrontarnos, solapando o «haciéndose de la vista gorda», desestimando las consecuencias que podamos recibir por nuestras malas actitudes y pecados. Si una persona no te corrige en amor es porque no te ama. A tu carne le encantará rodearse de estas personas, pero obedece la voz del Espíritu y busca a personas maduras en la fe, llenos del amor de Cristo, que velen por tu bienestar a la luz de la eternidad.

Pidamos a Dios en oración la valentía para poder hablar la verdad con nuestros amigos. Oremos para que el Espíritu Santo traiga convicción y entiendan que nuestras palabras provienen de un corazón que se preocupa por ellos. Que el Señor nos ayude a desarrollar el tacto de hablar la verdad en amor. La honestidad no justifica las palabras ásperas y agresivas.

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

Lidera con entusiasmo

Reflexiones de un incendio

La cruz, el camino de la gloria

Los amigos en el ministerio

En las manos de Dios

Corazón abierto

Cinco errores comunes a la hora de interpretar la Biblia

Las heridas fieles de un amigo

La Palabra en los tiempos difíciles

Lo que aprendí de Ana y su amargura

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes