Primary Navigation

El amor y el temor de Dios

A simple vista, el título de esta entrada parece hablar de dos cosas completamente opuestas. Lamentablemente nuestras experiencias terrenales han afectado nuestra perspectiva a la hora de pensar en el amor y el temor de Dios. Pero él es totalmente distinto a todo lo terrenal, por eso, debemos de derribar todos los conceptos equivocados, para entenderlo a la luz de la verdad.

 Cuando pensamos en nuestras propias experiencias paternales, partimos de los buenos o malos ejemplos que tuvimos. ¿A qué padre se le teme? A aquel que sin razón alguna puede reaccionar con ira o violencia. Esta idea del «temor» se opone por completo a la realidad del «amor». Si el amor y el temor no son incompatibles en Dios, entonces debemos de entender su definición a la luz de la revelación bíblica.

La reverencia y el asombro en el temor de Dios

Seguramente a estas alturas ya hayas escuchado varias enseñanzas o definiciones acerca del «temor de Dios». ¿Cuáles serían las más usuales? Probablemente como yo, hayas escuchado que implica reverencia y asombro. Esto sin duda es cierto, pero nos da mucho más para escudriñar.

Tener «temor de Dios» es estar conscientes de quién es Dios y quiénes somos nosotros. En otras palabras, ¡es poner a cada uno en su lugar! Unos de los videos que más me asombran y me entristecen en Internet, son los de aquellas «bromas» que jóvenes le hacen a sus padres, abuelos o personas de la tercera edad en los cuales los humillan o golpean con tal de ganar vistas. ¿Logras ver hacia dónde vamos? Todo mundo merece respeto, ¡pero cuánta mayor honra debemos de darle a aquellos que representan una figura de autoridad!

Cuando abrimos las páginas de la Biblia y vemos que al Dios a quien nos acercamos es un Dios completamente santo, justo, todopoderoso, sabio y perfecto, no hay otra respuesta coherente mas que vivir en sumisión y honra ante su grandeza. ¿Cómo portarnos altivos e indiferentes? ¿Cómo osar faltarle el respeto y desestimar su voluntad? Vivir en el temor de Dios, por lo tanto, impacta nuestra manera de vivir. Considerando quién es Dios, buscamos agradarle a través de nuestras palabras y acciones.

El pastor Samuel C. Storms dice de manera acertada que el temor de Dios es:

«Vivir, hablar, pensar y actuar siempre con la conciencia aguda y presente de que él es santo y nosotros no, él es poderoso y nosotros débiles, él es autosuficiente y nosotros completamente dependientes de cada soplo de bondad y gracia. Este es el tipo de “temor” que se expresa en temblor y asombro y en una abrumadora sensación de fragilidad y finitud personal».[1]

La compatibilidad del amor y el temor de Dios

Para finalizar, quiero hablar de otra experiencia que me platicó una amiga hace unos días. Meditando en su crianza, ella recuerda cómo sus padres le ponían pocas o nulas restricciones, y en una ocasión, siendo una niña, ella misma se acercó a sus papás y les dijo que ella necesitaba que le establecieran límites. Otras personas podrían pensar: «¡Genial! ¡No te pusieron un montón de reglas!», pero ella sabía que los límites y la disciplina eran una manifestación del amor y la protección de sus padres.

Cuando se trata de nuestro Padre Celestial, sabemos que tenemos la plena confianza de correr hacia sus brazos de amor y ternura, pero al mismo tiempo estamos conscientes de que no nos acercamos a cualquiera. Él sigue siendo el rey eterno, glorioso y digno de nuestra honra y reverencia. El poder acercarnos a un Dios tan majestuoso, solo puede hacer brillar más la maravillosa obra de Cristo que nos acercó a él.

[1] Storms, Samuel C. Fearing Our Heavenly Father Without Being Afraid Of Him. Enjoying God Ministries. Web. 8 Nov 2013.

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

No me estoy perdiendo de nada

Planes frustrados para un nuevo año

Una casa ordenada

¡Qué mala suerte!

Un año intencional

La reconstrucción

¡Haz algo!

¿A qué vino Jesús al mundo?

Entrenar para ganar

Extranjeros del mundo

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes