Primary Navigation

Una meditación

Muchas personas dicen hallar la paz en estados contemplativos, en respirar profundo, no pensar en nada o quizás imaginarse que se está en una isla desierta frente al vasto mar, sin nada alrededor que estorbe el pensamiento. El valor de estar en el aquí y el ahora. Lo que muchos llamarían meditar.

Hace muchísimos años, un grupo de creyentes llamado los místicos, se dedicaban a hacer algo así pero con Dios. Se dedicaban a buscar experiencias especiales. Decían que cada vez que se encontraban con él en intimidad, podían liberarse de su carnalidad y acercarse más a la voluntad de Dios. Pensaban que meditar en él y en su grandeza ponía las cosas en perspectiva.

Probar a Dios

No sé si las prácticas de aquellos místicos eran genuinas o sanas. No será el punto de esta reflexión. Sin embargo, la Biblia también nos llama a contemplar a Dios, a meditar en él para ver nuestra vida en perspectiva divina; a ver las cosas con ojos espirituales, no carnales.

En esto pensaba al escuchar recientemente la canción «Probar y verte» de Majo y Dan. Justo este deseo es captado por la canción. Los compositores lograron enfocarse en la majestad de Dios y en percibir lo sagrado que existe en sentarnos a contemplarlo y a confesar su grandeza y su belleza.

El Salmo 111, que nos dice que temer a Dios es el principio de toda sabiduría, nos guía a meditar en sus obras, a ver la gloria y hermosura que hay en lo que él hace. Manifiesta sus maravillas con poder y su justicia puede palparse en cada una de ellas. Hay verdad, fidelidad y rectitud en cada uno de sus hechos.

Cambiando la perspectiva

Hacemos bien cuando meditamos en todo esto, lo cual nos lleva al temor del Señor. El contemplarlo lo honra y nos acerca más a su corazón. Quizás un momento así puede empezar con una simple canción como esta, que escuches en tu tiempo de intimidad con él. O con un Salmo como el 111. De ahí, medita sobre lo que el Señor ha dicho y hecho a lo largo de su Palabra, y en lo que ha hecho en ti y en tu vida.

Así como muchos creen hallar la paz y el secreto de la vida en la meditación, tú podrás verdaderamente hallarla al pensar en Cristo y en su obra. Implica mucha paciencia, pues para quienes estamos acostumbrados a tener la mente en mil cosas a la vez, quizás al principio sea difícil concentrarla en Cristo. Sin embargo, una vez que lo hagas, nada podrá verse más grande comparado al gran Dios que te ama y te cuida. No nos acostumbremos a la cercanía de Dios, continuemos contemplándolo. Practiquemos el «probar y ver» a nuestro Dios.

Comentarios en Facebook



Deja una respuesta

Publicidad
Blogs recientes

Transparente

Descansa en un buen Padre

Una meditación

El impostor

El día más esperado del año

Me quiere, no me quiere

Es tiempo

Una esperanza favorable

Un mundo terrorífico

Constante

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes