Primary Navigation

Corazón abierto

Corazón abierto

Cuando alguien nos ha lastimado, automáticamente activamos un mecanismo de defensa y cerramos nuestro corazón hacia los demás. La experiencia fue tan dolorosa, que estamos resueltos a no correr ese riesgo de nuevo. Tal vez abriste tu corazón con algún amigo o amiga y fuiste decepcionado, te enamoraste de alguien y la relación resultó en un doloroso fracaso, le contaste tus secretos íntimos a alguien en quien confiabas y terminó divulgándolos y ahora te cuesta mucho trabajo confiar en las personas. Quiero que sepas que entiendo lo difícil que es atravesar por aquello que has vivido. Las heridas de nuestra alma pueden ser aun más dolorosas que las lesiones físicas. Por eso la Biblia dice que «por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida» (Proverbios 4:23, NVI).

Corazón herido

La mala noticia es que las heridas no se sanan cuando cerramos nuestro corazón. Lo que tenemos que hacer es abrirlo con la persona correcta, y esa persona es Jesús. Debemos acudir a él con un «corazón abierto». Éste es precisamente el título de la nueva canción de Un Corazón en colaboración con Lowsan Melgar, un tema que nos invita a buscarlo en intimidad para ser sanados y saciados en su presencia. Así como Jesús conocía íntimamente a Natanael (Juan 1:46-48), él conoce hasta el pensamiento más íntimo de nuestra mente. La primer estrofa de la canción habla de esa confianza al acercarnos y recibir el amor de Dios, a pesar de que él sabe cada detalle de nuestra vida. «Me presento ante ti sin ninguna pretensión. ¿Qué no sabes de mí?, me conoces más que yo. Nada puedo ofrecer, más que un roto corazón, que palpita al escuchar la voz de su Salvador».

Corazón sanado

Cuando nos acercamos a Dios con un corazón abierto, él comienza a sanar nuestras heridas y nos ayuda a confiar de nuevo en las personas, entendiendo que si somos de nuevo lastimados, él estará ahí para consolarnos y restaurarnos. A fin de cuentas, ¿quién mejor calificado para asistirnos en el dolor que aquel que sufrió en la cruz del Calvario por amor de cada uno de nosotros? Unamos nuestra voz y clamemos a Dios: «Dueño de mi canción toma todo lo que soy. Que lo roto que hay en mí, sane al mirarte Dios». ¡Anhelamos ver su rostro! «Pero yo te restauraré y sanaré tus heridas —afirma el Señor—…» (Jeremías 30:17 NVI)

Puedes ver y escuchar «Corazón abierto» (feat. Lowsan Melgar) en el canal oficial de Un Corazón en YouTube.

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

Lidera con entusiasmo

Reflexiones de un incendio

La cruz, el camino de la gloria

Los amigos en el ministerio

En las manos de Dios

Corazón abierto

Cinco errores comunes a la hora de interpretar la Biblia

Las heridas fieles de un amigo

La Palabra en los tiempos difíciles

Lo que aprendí de Ana y su amargura

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes