Primary Navigation

En sus marcas, listos, ¡frena!

Hoy comienza un nuevo año, el día en el que emprendemos nuevas metas, sueños y proyectos. El día en el que sentimos el ímpetu para correr con fuerza la carrera llamada 2021. En medio de toda esa inercia, fuerza y emoción, toma un momento y ¡detente! Muchas veces no queremos «soltar el acelerador» porque pensamos que ir más despacio y tomar tiempos de reflexión es una pérdida de tiempo, cuando en realidad es todo lo contrario.

No me malinterpretes, no te digo que abandones los sueños o que renuncies al deseo de avanzar. Sin embargo, es bueno tomar tiempos de quietud y autoanálisis para evaluar nuestras motivaciones y así buscar ser más eficaces en lo que nos proponemos. A continuación, compartiré algunas preguntas de reflexión que espero te brinden dirección en el comienzo de este nuevo año lleno de retos y oportunidades.

¿Por qué hago lo que hago?

Detente un momento y piensa en la motivación de todo aquello que deseas emprender. Aun nuestros proyectos ministeriales deben de ser expuestos a la luz de nuestros deseos más profundos. Tal vez lo hacemos por la presión de sentirnos útiles, valorados y respetados por las demás personas. Cuando nos damos cuenta que el Padre nos ama por lo que Cristo hizo y no por lo que nosotros podamos hacer por él, viene paz a nuestra vida y nos deshacemos de la presión de «hacer» para ser aceptados por los demás.

¿Para qué hago lo que hago?

También detente un momento y piensa en el alcance de tus proyectos. ¿Tienes una visión clara de lo que quieres lograr? A veces corremos tan de prisa con la presión del activismo, que no planificamos y evaluamos realmente qué es lo que queremos lograr mediante aquello que emprendemos. Somete a prueba tus planes, cuestiónalos, medítalos para que al final puedas estar seguro que verdaderamente vale la pena el esfuerzo.

¿Para quién hago lo que hago?

Por último, detente y piensa en el objeto de tus proyectos. Pablo le dijo a los Corintios: «…háganlo todo para la gloria de Dios» (1 Corintios 10:31, NVI). Al reflexionar en esto, podemos desenmascarar el orgullo y el egoísmo que a veces se esconde incluso de nosotros mismos. De esta manera podemos arrepentirnos y corregir el rumbo para que todo lo que hagamos sea con el propósito de exaltar y glorificar el nombre del Señor.

Recuerda también que en esta carrera no vamos solos. Piensa en las implicaciones de tus proyectos, evalúa el costo-beneficio al analizar de qué manera afecta o beneficia a tu familia, tus amigos, tu iglesia, tu paz interior y tu relación con Dios. Hay cosas no negociables, mucho más importantes que ciertas aspiraciones y no vale la pena ponerlas en riesgo. 

Ahora sí, después de reflexionar, ¡avanza con todas tus fuerzas sin voltear hacia atrás!

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

Sé fiel a la misión

Esplendor

El problema no es el tiempo

Un cambio evidente

Los hijos a la luz del evangelio

El poder de un corazón apasionado

Por tanto vayan y anuncien

En sus marcas, listos, ¡frena!

2020, un año que jamás olvidarás

Una Navidad diferente

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes