Primary Navigation

Seguir sus pasos

Si hoy te preguntan: «¿Cuál es tu propósito aquí en la tierra?», ¿qué responderías? Bien, seguramente habrás dado excelentes respuestas, sin embargo, creo que todas las respuestas legítimas a esa pregunta parten de lo que Pablo menciona en Romanos 8:29 (NVI): «Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos» (énfasis mío). ¡Nuestro propósito es ser conformados a la imagen de su Hijo! En otras palabras, somos llamados a seguir sus pasos, a vivir la vida que él vivió, a seguir su ejemplo.

Esta tarea de ser «conformados» a la imagen de Jesús tiene una amplitud que abarca ciertos aspectos fundamentales que encontramos en la Biblia, los cuales mencionaré a continuación:

  1. El aspecto del conocimiento (la fe correcta)

En Gálatas 4:19 (NVI), Pablo menciona una idea similar; él le dice a la iglesia de Galacia que una vez más vuelve a «…sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado…» en ellos. En el contexto, esto significa que Cristo es formado en ellos cuando su creencia acerca de Dios y de Jesús es conforme a la revelación de su Palabra. ¿Cuál era el problema de los Gálatas? Habiendo creído en el evangelio, de manera pronta  se volvieron a las obras de la ley como su medio de salvación y santificación.

Somos conformados a la imagen de Jesús cuando abandonamos todas nuestras creencias erróneas, y nuestro conocimiento es alineado —y por lo tanto nuestra fe— a la revelación de su Palabra. A fin de cuentas, ¿cómo podemos ser conformados a la imagen de alguien que desconocemos o interpretamos erróneamente?

  1. El aspecto moral (el carácter y las actitudes)

Ahora es Pedro que expone una idea en armonía con la enseñanza de Pablo; él afirma, en el contexto del sufrimiento, que nuestro propósito es seguir los pasos de Jesús. «Para esto fueron llamados, porque Cristo sufrió por ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos» (1 Pedro 2:21, NVI). El contexto alrededor del versículo es Pedro exhortando a los creyentes a tener una buena actitud al someterse incluso a sus amos «insoportables», poniendo como ejemplo el carácter de Cristo y su noble actitud ante el padecimiento que enfrentó.

Somos conformados a la imagen de Jesús cuando actuamos y reaccionamos de acuerdo a su carácter. Procuramos ser humildes porque él fue «manso y humilde de corazón», perdonamos las ofensas porque él perdonó nuestro pecado, procuramos ser pacificadores porque él es el Príncipe de Paz.

  1. El aspecto práctico (nuestras acciones y decisiones)

Este tercer aspecto es quizás el más complicado para aplicar esa «conformidad». Tal vez es en esta área donde la brecha entre nuestra condición y el ejemplo de Jesús sea más grande. Ahora es Juan el que enseña en paralelo a Pablo y Pedro, y en 1 Juan 2:6 menciona: «el que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió» (NVI). Así es, ¡debemos vivir como él vivió! Esto involucra las acciones y decisiones de nuestra vida cotidiana. No solo buscamos una conformidad interna y moral, también debemos procurar imitar su estilo de vida. ¿Cómo vivió Jesús? Él llevó una vida de abnegación.

Hoy en día condicionamos nuestras decisiones con base en la seguridad o el confort que éstas puedan producir. En contraste, Jesús viajaba a ministrar a pesar de no tener donde recostar su cabeza, servía a las personas aun después de largas jornadas de trabajo, su afán no era por lujos y vacaciones, él vivía totalmente dedicado a salvar y sanar a los pecadores sin esperanza sin importar el costo que hubiese que pagar. Su enfoque absoluto era la gloria de Dios. Y por supuesto, ese llamado culminó con una corona de espinas y clavos sobre sus manos.

A este mismo hombre es al que somos llamados a imitar. Pablo dijo: «He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí» (Gálatas 2:20, NVI).

Si Dios te llama a un lugar más incómodo o te pide renunciar a ciertos sueños o «ideales de vida», ¿estarías dispuesto a seguir sus pasos? Descuida, si esto dependiera meramente de nosotros estaríamos perdidos. Gracias a Dios que nos ha dado a su Espíritu Santo para ayudarnos a renunciar a lo terrenal y seguir a Cristo hasta el final.

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

Constante

El llamado

Como la tortuga

Un deseo piadoso

El truco de magia

Las tres cosas de Dios que ser mamá me enseñó

El as bajo la manga

Llamado de alerta

La responsabilidad del entendido

En busca de lo perdido

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes