Primary Navigation

Redes sociales: ¿Peligro o virtud? (Parte 1)

Vivimos en una generación en la cual las redes sociales se han vuelto parte vital de la dinámica de trabajo y comunicación. Son tan influyentes que inclusive gobiernos mundiales han optado por redes como Twitter para comunicados oficiales. La pregunta es: ¿las redes sociales han venido a afectarnos o a beneficiarnos? La realidad es que la respuesta depende del uso y conocimiento que tengamos de las mismas.

El peligro de las redes sociales

Con la finalidad de poder usarlas para nuestro bien y sacar el mejor provecho de ellas, veremos los peligros y las virtudes de las redes sociales. En esta primera entrada nos centraremos en los peligros. De esta manera podremos tomar decisiones y ejercer la precaución debida para que estas no jueguen un papel destructivo en nuestra vida.

Pérdida de tiempo

El tiempo es uno de los recursos más valiosos que poseemos. Bien tuiteó el famoso predicador y teólogo, John Piper: «Uno de los grandes usos del Facebook y Twitter será demostrar, en el último día, que la falta de oración no fue por falta de tiempo». Las redes sociales pueden llegar a ser adictivas y pueden robarnos el valioso tiempo que debemos dedicar al Señor, a nuestra familia y al servicio.

Alimenta nuestro orgullo

En la actualidad las redes sociales sobreviven a través de likes y comentarios. Esto puede desarrollar en nosotros la terrible tentación de ganarnos el favor de las personas a través de su aprobación. El escritor Jairo Namnun planteó una interesante pregunta en una de sus publicaciones: «¿De quién tratan tus redes sociales?», y añadió:

«Si nos descuidamos, así mismo pueden lucir nuestras redes, saturadas de nosotros mismos, de felicitaciones a lo que nosotros hacemos, de nuestras opiniones y nuestros deseos y nuestra vida, aun cuando no tenemos una mala intención y genuinamente queremos apuntar al Señor». [1]

Recuerda que no somos el centro y la vida no trata de nosotros; bien dijo el apóstol Pablo: «He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí» (Gálatas 2:20, NVI)

Filtros de la realidad

Hoy los «filtros» se han vuelto muy populares en redes sociales como Instagram. Se trata de efectos que pueden eliminar las «imperfecciones» de nuestro rostro, o para agregar tonos y colores para «embellecer» nuestra apariencia. Esto es un reflejo de la realidad de las propias redes sociales. Vemos fotos de personas felices, celebraciones de acontecimientos, entre otras cosas, y solemos pensar: «¡Esa es una vida perfecta!».

Enemigo de tu gozo

Cuando perdemos nuestro tiempo nos sentimos improductivos y generamos tensión en nuestras relaciones; cuando estamos esclavizados a la aprobación de los demás nos sentimos vacíos e insatisfechos; cuando nos comparamos con las apariencias nos sentimos inferiores y de poco valor, y todo esto tiene como resultado final la pérdida de nuestro gozo.

Uno de los frutos del Espíritu Santo es el gozo. ¡No dejes que nada ni nadie te lo robe! Ahora bien, no todo es negativo con relación a las redes sociales, quédate pendiente de la próxima entrada, en la que hablaremos de sus virtudes y de cómo podemos hacer buen uso de ellas.

[1] Namnun, Jairo. ¿De quién tratan tus redes sociales? Coalición por el Evangelio. 16 de enero de 2017. https://www.coalicionporelevangelio.org/entradas/jairo-namnun/de-quien-tratan-tus-redes-sociales/

 

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

Mujeres, moda y adoración

¡No vuelvas a la normalidad!

La esperanza en Eclesiastés

Identificados públicamente con Jesús

Un amor de verdad

Un matrimonio feliz

Redes sociales: ¿Peligro o virtud? (Parte 2)

Redes sociales: ¿Peligro o virtud? (Parte 1)

¿Cómo sé cuál es mi don espiritual?

En los brazos de Jesús

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes