Primary Navigation

Yo soy Barrabás

Yo soy Barrabás

Barrabás soy yo, sí, y también tú que estás leyendo. No te ofendas, a nadie le gusta que lo comparen con un revoltoso, ladrón y asesino, pero cualquiera que haya sido nuestro desempeño en el viejo oficio de pecar, también tú y yo, siendo culpables, fuimos puestos en libertad y el inocente, condenado a cambio.

¿Puedes imaginar la escena? Barrabas encontrado en flagrancia, puesto preso por los romanos sin saber lo que le esperaba, aunque sospechando lo que le iba a ocurrir, dando vueltas en una celda repasando en su mente las razones que justificaban sus actos, recordando el pasado y las circunstancias que moldearon su carácter violento y egoísta.

En la calle una multitud gritando y él, sin saber el porqué de tanto alboroto, se encontró con Jesús. Pero este encuentro no fue como los demás. Barrabás no buscó a Jesús para que lo sanara de una enfermedad o le perdonara sus pecados. No fue Barrabás quien buscó a Jesús, fue Jesús quien encontró a Barrabás y le salvó la vida.

Algunos dirán que fue su día de suerte o producto del azar, sin embargo, Dios quería dejarnos claro cuál era el plan: cambiar al inocente por el pecador. ¿A quién le importaba Barrabás?, ¿por qué la gente lo aclamaba como si se tratara de un rock star? A nadie le importaba la vida de este delincuente, pero a Dios sí, para por medio de él dejarnos claro el significado de lo que Jesús hizo por nosotros.

«Por eso me ama el Padre: porque entrego mi vida para volver a recibirla. Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad…», Juan 10: 17,18 (NTV).

La Biblia no nos dice qué ocurrió con Barrabás después de ser liberado, pero quienes han estado a punto de morir saben que es una situación que transforma porque nos obliga a replantear la vida y sus motivaciones. Me gusta pensar que para Barrabás esta fue una experiencia de ese tipo.

No es solo el hecho de cuestionar si se volvió bueno o malo, después de todo, ¿quién es totalmente bueno o irremediablemente malo al fin y al cabo? Pero sí creer que Barrabás entendió que la misericordia de Dios estuvo más allá de sus faltas y de las circunstancias que lo llevaron a ser quien era y a hacer lo que hacía. ¿Lo entiendes tú?

Si yo hubiera sido él, habría seguido de cerca a este Jesús que tomó mi lugar. Le habría perseguido y preguntado a todos: «¿Qué fue lo que hizo y por qué la gente lo odia?». Lo habría visto cargar su cruz y morir así mismo pensando que allí podría estar yo, pagando por lo que hice. En medio de la multitud al escuchar a los soldados decir: «Este verdaderamente era el hijo de Dios», me preguntaría: «¿Con qué propósito sería mi vida cambiada por la de el Salvador?».

Todos somos Barrabás y la respuesta a esa pregunta es tarea de cada uno descubrirla y vivir por ella. Todos estuvimos ahí, fuimos indultados siendo culpables. Barrabás no solo representa la insensatez de los fariseos sino a cada uno de nosotros y ese encuentro que Dios planeó para entregar la vida de su Hijo a cambio de la nuestra.

 

Comentarios en Facebook



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Blogs recientes

Dependientes

El que esté libre de pecado

Ser o hacer, esa es la cuestión

Jugar a ser quien Dios dice que eres

La lucha interior

Satanás y sus estrategias predecibles

Cómo ver lo que no ves acerca de ti mismo

No es tu conducta, es tu corazón

¿Me perdonas?

Imposible de medir

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes
Facebook
Twitter
Pinterest