Primary Navigation

Trece razones por las que necesitamos que los jóvenes conozcan a Dios

Trece razones por las que necesitamos que los jóvenes conozcan a Dios

La conversación transcurría de manera entretenida hasta que uno de los niños dijo: «No se nos permite mencionar la palabra Dios en casa, nuestros padres decidieron educarnos con principios humanistas». Después de un silencio incómodo y un esfuerzo forzado por cambiar de tema, fue imposible no pensar: ¿Cómo vive un niño de ocho años y cómo vivirá el resto de su vida con Dios fuera de su sistema? 

Para los que hemos vivido un poco más, en años, es inevitable preguntarnos cómo enfrentarán la pérdida y el fracaso, pero también el éxito y el reconocimiento, situaciones casi inevitables en la vida que tienen la capacidad de destruirnos si no aprendemos a manejarlas. 

Según la Organización Mundial de la Salud, el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes que tienen de 15 a 29 años; una de las razones por las que toman la decisión de quitarse la vida es la depresión. Por eso no podemos resignarnos a que Dios termine siendo un mito para nuestros niños, como ocurre con la existencia de Papá Noel o el Ratón Pérez. 

13 razones

Estas son 13 razones (sin decir que son las únicas) que conocer a Dios y su Palabra puede enseñarles: 

1. La frustración no es algo que debas enfrentar tú solo: «Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes», 1 Pedro 5:7 (NTV). 

2. No tienes por qué avergonzarte de tus debilidades: Pablo dijo en 2 Corintios 12:9: «…Así que ahora me alegra jactarme de mis debilidades, para que el poder de Cristo pueda actuar a través de mí». 

3. Los milagros sí ocurren. Hay cosas que no pueden lograrse a simple fuerza de programación neuronal y positivismo: «Extiende tu mano con poder sanador; que se hagan señales milagrosas y maravillas por medio del nombre de tu santo siervo Jesús», Hechos 4:30 (NTV). 

4. Dulces son los frutos de la adversidad: «Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos», Romanos 8:28 (NTV).

5. Recibe la paternidad de quien te engendró primero: El Censo de Población y Vivienda 2010 mostró que el padre (con minúscula) está ausente en cuatro de cada diez hogares mexicanos. Jesús dijo en Juan 6:37: «Sin embargo, los que el Padre me ha dado vendrán a mí, y jamás los rechazaré», (NTV). 

6. No hay correlación entre el dinero y la felicidad: «No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar», Mateo 6:19 (NVI).  

7. ¡Sorpresa! El amor sí existe: «Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor», Juan 15:9 (NVI).  

8. La humildad es el comienzo del éxito: «Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo», 1 Pedro 5:6 (NVI). 

9. Nadie puede cerrar las puertas que Dios ha abierto para ti: «Conozco tus obras. Mira que delante de ti he dejado abierta una puerta que nadie puede cerrar. Ya sé que tus fuerzas son pocas, pero has obedecido mi palabra y no has renegado de mi nombre», Apocalipsis 3:8 (NVI). 

10. No tienes que vivir de afán: «Hay un tiempo para todo.Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo», Eclesiastés 3:1 (NVI).

11. Preocuparte no va a solucionar tus problemas, orar, sí:  «No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho», Filipenses 4:6 (NTV). 

12. La autoconfianza tiene un límite, pero hay alguien más de quien sí puedes fiarte: Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él (en Dios) no será jamás defraudado», (NVI). 

13. Si estás con Dios, nunca volverás a estar solo: «…Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos», Mateo 28:20 (NTV).

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

Me quiere, no me quiere…

Con el agua al cuello

De Dios para su iglesia

La profesión más noble del mundo

Engañoso corazón

¿Marketing de evangelismo?

Ustedes sirven a Dios con su trabajo.

«Déjanos entender tu amor por los que no te conocen»

El día que María Magdalena perdió la vergüenza

Yo soy Barrabás

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes
Facebook
Twitter
Pinterest