Primary Navigation

La relación entre la adoración y el evangelio

La adoración se trata del evangelio y el evangelio se trata de adoración. De hecho, es imposible que podamos verdaderamente agradar el corazón del Padre a expensas del evangelio. Para entender esto tenemos que partir desde el Génesis, desde el origen, el diseño y propósito del hombre. En el principio el hombre fue hecho a la imagen de Dios; esto quiere decir que le representaba y era un reflejo de su gloria.

El hombre adoraba de manera natural a Dios. El famoso autor A.W. Tozer alguna vez escribió: «Algo que había en el hombre respondía a la presencia de Dios como no podía hacerlo nada más de toda la creación divina. Dios creó al hombre a su imagen, y de ahí nació la dinámica maravillosa de la adoración. El propósito único de Adán y Eva en el huerto era el de proporcionar a Dios placer, alegría y comunión, que son el fundamento de toda adoración genuina».  

El obstáculo para la adoración

El problema fue que tras la caída, la imagen de Dios en el hombre se distorsionó a causa del pecado. Aquel que antes respondía a su presencia, ahora se oculta de ella; aquel que le adoraba, ahora le deshonra; aquel que encontraba deleite en su compañía, ahora se ha ido tras otros «amantes» en búsqueda de placer. El hombre olvidó la esencia de su propósito, que es adorar a Dios y darle gloria, y ahora deambula sin noción alguna de su llamado.

El poder del evangelio

Aquí es donde vemos como el evangelio es tan importante y necesario para la verdadera adoración. Jesús vino a salvarnos de nuestro pecado, a darnos a conocer el corazón del Padre, y mediante el poder de su Espíritu Santo, recuperar progresivamente la imagen de Dios en nosotros. El cambio de vida y el arrepentimiento no son asuntos meramente pragmáticos, son cuestiones internas y espirituales, y tienen que ver con el tesoro de nuestra alma. Michael Lawrence dijo: «Arrepentirse significa intercambiar nuestros ídolos por Dios. Antes de que sea un cambio en el comportamiento, debe ser un cambio en la adoración. Qué diferente es eso de cómo a menudo pensamos en el arrepentimiento». El evangelio y la redención son asuntos de adoración. ¡Es volverse de los ídolos a Dios!

Cierro con las valiosas palabras del pastor Sugel Michelén: «La verdadera adoración fluye de un corazón que procura mantenerse en pie de guerra contra todos los ídolos que pretenden suplantar a Dios en el trono de sus afectos». Y necesitamos la gracia del evangelio para mantenernos de pie.

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

Constante

El llamado

Como la tortuga

Un deseo piadoso

El truco de magia

Las tres cosas de Dios que ser mamá me enseñó

El as bajo la manga

Llamado de alerta

La responsabilidad del entendido

En busca de lo perdido

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes