Primary Navigation

Me sostendrá

«El consuelo para el corazón que llora, el aliento cuando ya no queda más. La esperanza del futuro que se acerca, la confianza de que todo pasará». ¡Que profundos versos encontramos en la canción «Me sostendrá» de Majo y Dan! Versos que traen descanso cuando las verdades ancladas penetran nuestra alma, que inevitablemente pasa por momentos turbulentos en esta vida, y que de por sí, ha tenido un año bastante complicado.

Uno de los aspectos más reconfortantes de Dios es conocer su corazón y disposición para con los afligidos. Salmos 51:17b dice: «… tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido» (NVI). También, el Salmo 147:3 dice que: «El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas» (RVR1960). Cuando te sientas abatido y sin fuerzas, recuerda que Dios ha prometido acompañarte en cada etapa de tu vida. Todos pasaremos desiertos, pero los hijos de Dios tenemos la ventaja de que no los pasamos solos. No ocultes tus sentimientos, derrama tu corazón delante de Dios, exprésale como te sientes y clama a él por ayuda.

Sé que es complicado, porque difícilmente las personas —a pesar de que nos aman— pueden entender realmente nuestro sentir. Descansa en que Dios sí conoce hasta el más profundo sentimiento en tu interior. Algo que resulta muy útil es encontrar un momento a solas. Puede ser en tu habitación o en cualquier lugar donde no sientas la presión de ocultar lágrimas y emociones. Puedes acompañar ese momento con alabanzas que hablen de esperanza, como la antes mencionada. Toma tu Biblia, lee un Salmo, medítalo, óralo, y exprésale a Dios tu corazón con confianza. Los Salmos son una excelente guía para comunicarnos con Dios en medio de nuestro desaliento. Los salmistas expresaron su quebrantamiento y recibieron el consuelo de Dios en medio de su adversidad. «Angustiada está mi alma; ¿hasta cuándo, Señor, hasta cuándo?», expresó el rey David en Salmos 6:3 (NVI).

Recuerda también que el sufrimiento presente nos recuerda la esperanza gloriosa que tenemos como herencia segura, nosotros los que creemos en Cristo Jesús. Un día, cuando estemos delante de él, ya no habrá llanto ni dolor. Jesús será nuestra plenitud. «De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros». (Romanos 8:18, NVI) Confía, él te sostendrá.

No dejes de escuchar la sesión en vivo de Majo y Dan en colaboración con Isra y Vale con el tema de «Me sostendrá / Vas junto a mí». Estoy seguro que cada palabra será un bálsamo para tu corazón.

Comentarios en Facebook


Publicidad
Blogs recientes

Lidera con entusiasmo

Reflexiones de un incendio

La cruz, el camino de la gloria

Los amigos en el ministerio

En las manos de Dios

Corazón abierto

Cinco errores comunes a la hora de interpretar la Biblia

Las heridas fieles de un amigo

La Palabra en los tiempos difíciles

Lo que aprendí de Ana y su amargura

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes