Primary Navigation

Apuntemos a la cruz

«Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí» (Gálatas 2:20 RVR1960).

La vida centrada en la cruz es nuestra vocación como creyentes y al mismo tiempo una de las luchas más fuertes que enfrentaremos. Nuestra tendencia es correr a la dirección opuesta, vivir para nosotros mismos y para nuestros deleites. Somos propensos a hacer de la cruz un tema trivial y de poca importancia con relación a la forma en la que desarrollamos nuestra vida.

«Llévame a la cruz»

Si bien, esta es una lucha, no es una batalla perdida. Contamos con la ayuda del Espíritu Santo y de su Palabra que nos llevan de regreso a la cruz. La música también es una herramienta muy poderosa, y Dios ha levantado a personas que a través de sus letras proclaman la importancia de vivir una vida que apunte a la cruz. Desde el antiguo himno que dice: «En la cruz, en la cruz, do primero vi la luz, y las manchas de mi alma yo lavé. Fue allí por fe do vi a Jesús, y siempre feliz con él seré», hasta el reciente lanzamiento de CanZion, «Llévame a la cruz», de Majo y Dan, somos bendecidos con adoración que pone nuestra mirada en la perspectiva correcta.

Esta canción eleva una oración honesta que expresa el deseo de ser llevados de vuelta a la cruz cuando nos encontramos viviendo un cristianismo alejado de esta realidad: «Si mis oraciones hablan más de mí, quiero disculparme, pues se trata de ti. Si me he olvidado de lo que un día fui, vuelve a recordarme que nada soy sin ti. Ven y llévame a la cruz donde solo existes tú». Recuerda que Dios es un Dios de gracia, él nos perdona y nos conduce de nuevo a la vida que él ha destinado para nosotros desde antes de la fundación del mundo.

Quizás hoy hay otras cosas que tienen mayor peso en tu vida y has perdido el rumbo de lo que algún día fue la razón de tu palpitar, pero nunca es tarde para pedirle al Señor: «llévame a la cruz». La vida crucificada puede ser dolorosa en el presente, pero nos prepara para vivir una mejor eternidad.

Comentarios en Facebook



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Blogs recientes

Entendamos la gracia

Dios conmigo, ¡Dios en mí!

Crianza en tiempos de pandemia

¡Ayuda! ¿Qué debo hacer si atacan mi fe?

¡Nos levantaremos!

Preparados para el regreso

¡Venga tu reino!

Apuntemos a la cruz

Tres consejos para ser comunicadores efectivos

La apologética: ¿qué es y por qué es importante?

Conéctate
Se el primero en conocer los nuevos posts.
Respetaremos tus datos
Comparte en tus redes
Facebook
Twitter
Pinterest